C/ Joaquín Costa, 51 2º 3ª 46005 Valencia -

Mi sociedad o la de otros

23 de Junio de 2013

Mi sociedad o la de otros

 Los cambios continuos en una sociedad son inevitables, sin ellos no evolucionaría y estaría en recesión. Lo deseable es que el colectivo social participase en aprobar y admitir dichos cambios. Pero, en nuestras sociedades de hoy día (aunque debería usarse el singular “nuestra sociedad” dada la sospechosa uniformidad del estilo de vida en todos los grupos sociales, lógico efecto de la globalización que soportamos) es inquietante que dichos cambios nos son impuestos por colectivos de poder interesados básicamente en el dominio económico e informativo (empresas multinacionales, organizaciones o grupos en la sombra, estados, ..).

Es decir, los ciudadanos normales (nosotros) no participamos en el análisis y aceptación de dichos cambios, tan sólo vivimos como nos proponen, en una flagrante dejación de libertad individual y compromiso colectivo. Nos justificamos con que no podemos cambiar las cosas. Y no es así, baste ver a lo largo de la historia las revueltas sociales, fruto del inconformismo, ante abusos de poder de los citados grupos. Y aquí estamos, sufriendo una sociedad que nos propone consumismo, crisis de valores tradicionales, cultura del “no esfuerzo” y del “todo vale”, desfalcos económicos, prevaricación de quienes deberían ser un modelo de conducta, culto al cuerpo, engaños y espionajes masivos, y un largo etc. derivado de una conducta basada en la dejación.

¿Estamos seguros de que este es el mundo que queremos para nosotros y nuestros hijos? ¿Sabemos que ir contra corriente requiere ideas claras, valores personales, lucha constante y continua, y una buena dosis de encajar golpes y decepciones? La diferencia entre conformarse o no es tan simple como analizar algo, tomar una decisión, convencer a otros y pelear por ello.

En nuestras manos está, dejarnos de quejas y participar activamente en los cambios sociales que pensamos son buenos para conseguir el estilo de vida deseado.

Juan Antonio Gaitano. 15 febrero 2013